Estatuas curiosas de Madrid

Homenaje Benavente

Madrid está llena de esculturas y estatuas de distintas épocas y estilos. A veces pasamos junto a ellas sin reparar siquiera en su presencia, sin plantearnos qué representan o por qué están ahí. Hoy queremos acercaros a algunas de estas obras de arte cotidianas que nos cruzamos todos los días y que se salen de la típica representación ecuestre monumental.

 

Estatua del Oso y el Madroño (Antonio Navarro Santafé)

Oso y Madroño

Inaugurada en 1967, esta emblemática estatua que representa los símbolos heráldicos de la ciudad se puede contemplar en la Puerta del Sol de Madrid. Está realizada en piedra y bronce, pesa unas ¡20 toneladas! y alcanza los 4 metros de altura. ¿Por qué un oso y un madroño? Hasta el siglo XIII, el escudo de Madrid solo contaba con un oso en actitud pasante, pero tras un largo litigio contra el Cabildo por el control de los pastos y los árboles, éstos últimos pasaron a ser propiedad del Concejo de Madrid y lo simbolizaron añadiendo un madroño al escudo.

 

Mujer con espejo (Botero)

Mujer con espejo

Mujer con espejo es una de las cinco esculturas de Botero que hay en España. Está situada al final de la calle Génova, donde se abre a la plaza de Colón. Representa a una mujer voluptuosa (como todos los personajes de Botero) que está tumbada en el suelo boca abajo, con la mirada distraída y pensativa mientras sujeta un espejo con la mano. Esta pieza fue donada a la ciudad por el escultor en agradecimiento a la gran acogida que tuvieron sus “gordas” en una exposición celebrada en 1994 en la capital.

 

El Barrendero (Félix Hernando García)

Barrendero

En la plaza Jacinto Benavente descubrimos al Barrendero, una figura humana a tamaño natural. Esta estatua inaugurada en 2001 pretende homenajear al gremio de los barrenderos de la ciudad, esas personas que con su duro trabajo mantienen limpias las calles de Madrid. Como curiosidad, el autor utilizó como modelo a un barrendero de Colmenar Viejo amigo suyo.

 

Día y Noche (Antonio López García)

estatuas.cabeza

Las impresionantes cabezas del pintor y escultor hiperrealista Antonio López nunca pasan desapercibidas. Su conjunto “Día” y “Noche” puede disfrutarse en la estación de Atocha. Cada cabeza ocupa 3m de alto por 3m de ancho y pesa unas 2 toneladas. Representan la cabeza de un bebé -su nieta Carmen cuando tenía 6 meses-, y transmiten amabilidad y armonía. La escultura “Noche” tiene los ojos cerrados, mientras que “Día” los mantiene abiertos. Sin duda, una imagen de ternura hecha bronce.

 

Julia (Antonio Santín)

Julia

En la calle Pez del barrio de Malasaña, una curiosa figura se apoya en el muro. Se trata de una joven descalza, ataviada con una blusa y una falda, que sostiene libros y apuntes sobre su brazo derecho. Julia, como la bautizó su autor, es un homenaje a Concepción Arenal, primera mujer en España que acudió a la Universidad. Como en su época (1842) esto estaba prohibido, ella se vestía con ropa masculina para poder acceder a las clases.

 

  • Últimos Articulos

  • Marketcafe

    Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (1) in /usr/home/marketcafemadrid/www/wp-includes/functions.php on line 3707

    Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (1) in /usr/home/marketcafemadrid/www/wp-includes/functions.php on line 3707